noviembre 9, 2012

Artículo parte de las sección: VHS

Silverado

Escrito por

Etiquetas: , ,

 

1985 dirigida por Lawrence Kasdan

 

Durante los años ´80s, recuerdo que el canal 7 (como se llamaba en ese entonces TVN y como algunos aun llaman, a pesar de que muchos más jóvenes no entienden a qué se refieren con ese mote) daba sinopsis de películas. Digo sinopsis porque así se les llamaba, esa palabra TRAILER aun no la habíamos escuchado ni en pelea de perros en relación a las sinopsis. Siempre expectante durante los comerciales (también llamados réclames [sí, palabra esdrújula], aunque nunca he sabido el motivo) mi día se iluminaba cuando aparecía una sinopsis de alguna película que estaba o estaría en el cine.

 

Recuerdo varias, pero una se me quedó pegada, aunque en verdad no recuerdo cómo era o qué mostraba, de hecho no recuerdo nada de ella salvo su tag line (tampoco sabía que se llamaban así esa frases cortas y pegajosas) con el que terminaba: “Silverado, ya no se hacen películas como estas”. Pendejo impresionable, me decía que debía ser muy buena ya que era una película como se hacían antes. Cuando la vi, me encantó. No sé si es tan buena, pero el cariño ha querido que la conserve en mi mente como un gran western.

 

La historia no era muy novedosa, pero a la vez ¿qué western lo era? Criado con Tardes de cine, por lo que vi una cantidad poco recomendable (y quizás poco sana) de películas de cowboys, sabía que el género era muy básico y se movía mas o menos por los mismos terrenos. Nada de malo con eso, solo hay que buscarle la vuelta exacta para hacer que la película sea mejor que las otras casi iguales. Silverado lo lograba. Eran 4 amigos que, luego de varias aventuras, llegaban al pueblo de Silverado, el cual era gobernado por un maldito sheriff. El reparto era de lujo aunque en la época no lo sabía. Kevin Kline, Kevin Costner, Danny Glover, Scott Glenn, la gran y pequeña Linda Hunt y el gran y grande Brian Dennehy como el sheriff que era más malo que el natre.

 

Silverado es una película grande. Bebiendo de un sin fin de westerns anteriores, Kasdan construye su película como un mosaico compuesto por varios trozos y elementos prestados, pero a su obra le entrega carácter propio. No es un pastiche ininteligible, es un western imparable, lleno de aventuras, tiroteos, personajes entrañables, buenos diálogos y tierra, sudor, sangre y traiciones. Tampoco entra en el área de los western revisionistas ya que su meta es la de construir una película que sea como “las que se hacían antes”: El cine construido por John Ford, Howard Hawks, Anthony Mann y Sergio Leone. Héroes solitarios, de pocas palabras, que cargan un pasado complicado, que buscan venganza, que luchan contra la injusticia, que utilizan su revolver y sus puños sin pensarlo dos veces. Lawrence Kasdan, director y coguionista, creó en esta película un clásico instantáneo que le fue mal en cine pero que salvó su vida en el mundo del VHS. Su Silverado es un film que nos hace soñar y recordar cuando éramos niños y nos creíamos los personajes de esas viejas películas de vaqueros en diligencias, con indios a la siga, con duelos en medio de la calle, con pericias a caballo. Creó una película para los fanáticos del género, que nos hace soñar y nos hace querer revisitar esas películas que tanto nos acompañaron. Una película que miraba al pasado no con la estúpida nostalgia del “ay, ya no está”, sino con admiración, cariño y entrega absoluta por los maestros. Sin duda Silverado era, y es, una película como ya no se hacen.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS