noviembre 5, 2012

Artículo parte de las sección: Torrentes

Toma 16: The Extra Man (2010)

Escrito por

Etiquetas: , , ,

 
Henry (Kevin Kline): Así que allí estamos. ¿Dónde estamos?
Louis (Paul Dano): ¿Disculpa?
Henry: Me gusta decir eso a veces antes de acostarme. Estoy por ponerme los tapones para los oídos. ¿Algún comentario final, alguna pregunta?
Louis: Sí. ¿Podemos volver a la ópera pronto?
Henry: ¿Por qué no? Podemos darnos ese lujo.
Louis: Henry, una cosa más. Nunca te lo pregunté, ¿Cómo te fue la otra noche con la multimillonaria?
Henry: ¿Con Vivian? Estuvo bien. Salvo que dejó de respirar por un minuto entero. Pero luego se recuperó. Siempre lo hace.
Louis: ¿Cuántos años tiene?
Henry: Tiene 92.
Louis: ¿92? Es un poco vieja para ser tu novia, ¿No crees?
Henry: Por desgracia, ella no es mi novia. Soy uno de 20 aduladores, en realidad. Hace años que soy su primera opción, pero podría quedar afuera en cualquier momento. Soy un “Caballero de la Rosa”. Es un caballero que trae rosas. “Un Rosenkavalier”. Un acompañante.
Louis: ¿Acaso eres un gigoló?
Henry: No seas desagradable. Soy un “hombre extra”. Aunque yo diría que soy mucho más que “extra”. Soy esencial.
Louis: ¿Estas ancianas te pagan?
Henry: Claro que no, salvo con placer, una buena comida, champaña añeja, una orquesta tal vez. Sabes, las mujeres viven más que los hombres, así que siempre se necesita un hombre extra en la mesa. Mantiene el orden adecuado en la mesa. Hombre-mujer, hombre-mujer. Pero no pienses que es pura champaña y juerga. Un hombre extra debe ser extremadamente atento, especialmente al bailar. Por eso a los acompañantes se los suele llamar caminantes. Yo, sin embargo, no soy un mero caminante. Lo que yo ofrezco es el paquete entero: astucia, inteligencia, una vitalidad poco común.
Louis: Ojalá yo tuviera vitalidad.
Henry: ¿Estamos conversando?
Louis: Sí, diría que sí.
Henry: Bien, tenemos que parar. Debemos saber lo mínimo posible sobre el otro. Es la base de las buenas relaciones. Esto está empezando a parecer una entrevista. ¿Estás planeando escribir la biografía no autorizada de un dramaturgo oscuro al que un jorobado le robó su obra maestra?
Louis: ¿Está tan mal estar interesado en ti?
Henry: Sí. Yo no estoy interesado en ti. De ahora en más, quiero darte la imagen más engañosa posible. Puedes escribir mi biografía, pero nunca capturarás mi esencia.

 

La primera vez que vi a Paul Dano (nacido el 19 de junio de 1984, un día después que un servidor, con la diferencia que nací el año anterior) fue en el thriller “Taking Lives: Robando Vidas” (2004) con Angelina Jolie, ese mismo año lo vi en “La Chica de al Lado”, gran comedia romántica adolescente protagonizada por Emile Hirsch, donde era uno de sus mejores amigos. Un par de títulos pasaron para verlo en 2006 en esa joya cinematográfica del cine independiente llamada “Little Miss Sunshine”, donde dio vida a un joven que hacía un pacto de silencio para no comunicarse con su (disfuncional) familia. Hace unas semanas lo vi en cines, con un (breve) rol en “Looper: Asesinos del Futuro” y pronto llegará a cines en “Ruby Sparks”, dirigida por Jonathan Dayton y Valerie Faris, responsables de la mencionada “Little Miss Sunshine” y escrita por la actriz (y protagonista del film) Zoe Kazan (su novia en la vida real).

 

La primera vez que vi a Kevin Kline, este actorazo que a sus 65 años (cumplidos el 24 de octubre) se mantiene como si tuviera 40, pues la verdad no lo recuerdo. Hago memoria y creo que la película que más veces vi fue “Te Amaré Hasta Matarte” (1990), comedia negra dirigida por Lawrence Kasdan, que HBO transmitió hasta el cansancio, cuando llegaba la televisión por cable a mi ciudad (Iquique, y bueno a Chile). En ese film, Kline preparaba pizzas (y su entorno lo quería muerto). Antes de ver “The Extra Man” (el mismo día de su cumpleaños), lo vi en el drama “Darling Companion”, nueva colaboración (es uno de sus actores fetiches) con Lawrence Kasdan, al lado de Diane Keaton, la historia de un matrimonio que entra en “crisis” cuando se pierde su perro.

 

Paul Dano y Kevin Kline vuelven a coincidir (juntos estuvieron en “The Emperor’s Club” en 2002) en esta comedia dramática escrita y dirigida por Shari Springer Berman y Robert Pulcini, basada en la novela escrita por Jonathan Ames (quien también colaboró en la adaptación y creador de la serie “Bored to death”). Springer Berman y Pulcini (matrimonio en la vida real) nos ofrecieron esa maravillosa película llamada “American Splendor” (2003), 4 años después presentaron “Los Diarios de Nanny” donde Scarlet Johansson era una niñera que se enrrabiaba por los malos tratos y descuidos de su jefa (una impecable Laura Linney) para con su hijo, y hace 1 año presentaron “Cinema Verite”, telefilm de HBO con la brillante actuación de Diane Lane, como la matriarca de la familia estadounidense precursora de los reality show en los años 70’s.

 

“The Extra Man” (2010) presenta a Louis Ives (Paul Dano) un joven con intenciones de convertirse en novelista y que siente fascinación por “trasvestirse”, que llega a Manhattan, en donde Henry Harrison (Kevin Kline), un dramaturgo venido a menos, ermitaño y solitario, le arrienda una de sus habitaciones.

 

Juntos inician una (distante) relación, mientras Louis comienza a trabajar como telefonista de una revista ecológica en donde conoce a Mary (Katie Holmes, hay que decirlo; actúa bien) por la cual siente atracción (pero en el sentido de “parecerse a ella” en gestos y actitudes).

 

Louis quiere conocer más sobre Henry, pues es muy misterioso (y es sabido que a los escritores les gusta conocer a los protagonistas de sus historias). Una noche tras asistir a la ópera (sin entradas), Henry le confiesa a Louis que trabaja como “Hombre Extra” para ancianas de la alta sociedad norteamericana, sí, un “acompañante”, aunque con más beneficios.

 

En cuestión de días, Henry decide introducir a Louis en ese mundo, mientras aparece en escena Gershon (John C. Reilly) un vagabundo que colecciona recuerdos (y un trabajo importante que Henry extravió).
 

ARTÍCULOS RELACIONADOS