agosto 30, 2013

Artículo parte de las sección: Torrentes

Stories We Tell

Escrito por

Etiquetas: , , , ,

Sarah Polley, actriz y directora de origen canadiense, nació en el seno de una familia vinculada con la narración. Su madre, Diane, fue una actriz de teatro y una directora de casting. Su padre, Michael, natural de Inglaterra, también fue un actor y hasta el día de hoy un escritor de medio tiempo. Su familia contó y cuenta historias. No es de extrañar el interés de Sarah por la reconstrucción del pasado, en la forma en que cada uno de los que lo narra lo recuerda con el velo de la subjetividad.

 

Pero no nos adelantemos.

 

La madre de Sarah murió de cáncer el año 1990. Sarah, la menor de 5 hermanos vivió un tiempo de cercanía absoluta con su padre. Como toda familia que se precie de tal, poseían un lenguaje propio y códigos internos que sólo compartían ellos. El humor siempre es algo cercano e incluso privado. Una de las bromas que siempre se decían, era dirigida a Sarah. La más pequeña siempre resaltaba del resto de su familia debido a su pelo colorín, una característica que nadie en la familia poseía, de ahí siempre preguntar: Bueno Sarah, ¿ya sabes quién es tu padre?

 

El humor siempre encierra verdad y Sarah, inquieta por naturaleza, comienza a escarbar. Reúne algo de dinero, reúne a su familia – 4 hermanos y su padre – reúne a algunos conocidos de su madre de los tiempos en que trabajaba en el teatro, y comienza una investigación que la llevará a una revelación difícil de olvidar.

 

Es sabido que La Verdad, así con mayúsculas, no existe. No hay Una Verdad. Existen tantas verdades como versiones de los hechos hayan. Y nuestra verdad diferirá de la del resto, aunque los hechos sean los mismos. Nuestra versión será la correcta y será la verdad mientras creamos en ella. Sorprende la forma en que cada uno de los Narradores – así es como los llama Sarah – entregan su propia versión de los hechos y nos entregan Su Verdad. Cada uno cuenta historias. En un momento Sarah nos dice “Me interesa la forma en que contamos las historias de nuestras vidas y el hecho de que la verdad acerca del pasado es, por lo general, efímera y muy difícil de centrar”.

 

photo-Stories-We-Tell-2012-4

 

Stories We Tell es un documental acerca de la vida de la madre de Sarah. Una mujer que las vio negra, que perdió la custodia de sus dos primeros hijos (algo inédito que una madre perdiera la custodia de sus hijos), que rehízo su vida, se casó de nuevo, tuvo dos hijos más, tuvo algún éxito en la actuación, tuvo a Sarah, tuvo secretos, tuvo pasado, tuvo amores, tuvo quiebres. Tuvo vida. Pero Sarah no se queda sólo en la reconstrucción de los hechos que marcaron la vida de su madre, y por ende la propia, sino que va más allá y nos entrega un ejercicio único de reconstrucción, de sentimientos, de dudas. No hay familia que no sea un hervidero de olvidos, de suposiciones, de felicidades y de tristezas. Sarah lo sabe y nos regala un viaje cargado y único. Utilizando actores para recrear diferentes momentos de la vida de los implicados a quienes filma en súper 8, nos introduce en un viaje repleto de emociones y contradicciones. Como la vida misma.

 

Este es un trabajo que recuerda a ratos a esa maravilla dirigida por Guy Maddin y titulada My Winnipeg, un documental (?) tan repleto de ficción, de subjetividad y de historias dentro de historias, que se transforma en un laberinto del cual es imposible escapar pero del cual no queremos hacerlo. Al igual que Maddin, Sarah Polley entiende que aunque nuestra línea de tiempo sea la misma y los hechos que la componen se compartan, el resultado jamás será el mismo. La memoria es extraña y parece tener una personalidad propia. No nos engaña, sólo arregla las cosas a su pinta y nos entrega nuestro propio guión de los hechos. Nos entrega nuestra propia vida.

 

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS