diciembre 17, 2012

Artículo parte de las sección: Circuito

Inedit 2012: Piedra Roja

Escrito por

Etiquetas: ,

 

Todos soñamos con Woodstock

 

Sin lugar a dudas Piedra Roja ha sido lo mejor que vi de cine Documental Chileno en este Inedit 2012. Mención honrosa del público en el Inedit del año pasado y ganadora merecida con todas sus letras, sus canciones, sus bandas e historias.

 

Alguna vez escuché que en Chile un día, en los años setenta, se hizo algo así como un Woostock a la chilensis. Creo que todos lo escuchamos alguna vez, pero pocos detalles y mucha idealización. Todo lo que pasó pre dictadura en Chile no se nos dijo durante mucho tiempo y de a poco se van deslumbrando las historias que hacen que un país tenga memoria, tenga cultura, y algo bueno que contarle a las generaciones venideras.

 

Tiempos de cambio en los años sesenta. Vestigios de la post guerra y el planeta partido en dos por dos potencias lejos de nuestro continente tercermundista, a los que todo nos llega tarde, menos lo que nos pertenece.

 

Nosotros nos pertenecemos. Y es suficiente. Somos un poco de todo lo que nos llega, (aunque llegue tarde). Mezcla de mezclas. Pero siempre con algo, raro quizá, que nos hacer ser, desplazarnos y reconocernos, de una solo forma. Mestiza pero Latinoamericana.

 

Vanguardias. Tiempos (más) modernos. Los jóvenes se vuelven protagonistas y los viejos son los malos de la película, los represores consagrados por la juventud, como los profesores, los militares, o cualquier figura de autoridad a la que hay que desobedecer. Porque las leyes son para romperlas, y si se rompen, es porque no funcionan.

 

Los Jaivas por siempre, los momentos de Los Blops, los lentes de la mina de Agua turbia, muchas bandas, poca infra, pero da igual. Lo importante era encontrarse, y generar un espacio de festival. Un ideal de Woodstock. La idea era perfecta. Lo organizaba un grupo de jóvenes en el colegio, de 17 o 18 años, qué importa cuantos. El hipismo Chileno de pequeños burgueses, con papás con plata que les pasaban cheques en blanco para conseguirse un lugar, llamado piedra rajada más arriba del pueblito de los Domínicos para organizar el primer festival de rock Chileno. Pequeños burgueses, ¿y? La cultura chilena es un poco así, pero alguien tiene que empezar a hacer las cosas. Y si fueron ellos, felicitaciones, y gracias.

 

Llegaron miles y miles de personas (no sé cuántas exactamente), apenas había electricidad y un cable que colgaba entre los árboles que los alimentaba a todos, para los amplificadores y los micrófonos y demases, ni si quiera importaba si se escuchaba bien o no. Los cabros se escapaban de las casas diciendo que iban para la casa de un amigo, y se quedaban a dormir, pasaron dos noches de Rock y pelos largos. Obviamente, la prensa y los medios lo ensucian todo, y el festival se convirtió en un caos absoluto, de drogadictos y jóvenes haciendo orgías entre los árboles en un barrio acomodado de Santiago. Probablemente fue así. Algún día tenía que pasar acá, pero no era lo importante.

 

Jorge Gómez, el organizador cabeza (el que prestó los cheques de la mamá), no lo pasó muy bien, estuvo pendiente de todo y todo se le escapó de las manos. Era obvio. Después vino la dictadura y se desarmaron todos los sueños de un golpe. Después de Piedra Roja casi todos se fueron de sus casas, a vivir al cerro, a comunidades hippies, a buscar una forma que pensaban posible. Después se tuvieron que ir de todas partes.

 

Piedra roja no es Woodstock, pero no importa. Todos pensamos que sí.

 

Y todos soñamos con Woodstock.
 

  • Angela

    Hola, no fue Gary Fritz ni el organizador ni el que prestó los cheques. Fue Jorge Gómez, el protagonista del documenta de Piedra Roja dirigido por Gary Fritz.
    Buena reseña.
    Saludos

  • http://krismaluz.net/visor/ Rod

    Hay tendencias, creaciones, que nunca serán destruídas, y que siempre volverán a nacer ..como la Naturaleza misma

ARTÍCULOS RELACIONADOS