octubre 31, 2012

Artículo parte de las sección: Torrentes

Bleak Night

Escrito por

Etiquetas: , ,

 

Suicidio de un adolescente

 
Cuando alguien se suicida, todos los que le sobreviven, se culpan. Piensan que no lo escucharon, que no lo ayudaron, que no estuvieron ahí para él (o ella). Que le fallaron cuando más lo necesitaba. La muerte, sea como sea que ésta venga, siempre será dura y nunca será del todo comprendida. ¿Cómo se puede comprender la muerte si ni siquiera comprendemos la vida? Una vez que la persona querida ya no está, y en especial si ya no está por propia decisión, las preguntas nos asaltan, nos revuelven, nos atacan y nos desarman. Parece imposible salir adelante y parece que todo lo que alguna vez hicimos o pensamos, no vale de nada. La muerte es una perra. Y también una bendición.

 

Existe un film pequeño, desconocido, escindido y desgarrado que se llama Bleak Night. En verdad se llama Pasookkoon en su original coreano, pero lo encuentran con su título en inglés en la red. Es la historia a horcajadas de unos chicos en una escuela y del padre de uno de ellos que busca respuestas referentes al suicidio de su hijo. Mediante la investigación que realiza el padre, y por una narración fragmentada entre pasado y presente, nos enteramos de retazos de la vida de este chico, Gi-tae. Conocemos a algunos amigos y conocemos los sinsabores que pasaban por su vida. Presenciamos el bullying del que era víctima ocasional, de las traiciones de sus amigos, de su vida como adolescente. ¿Es tan distinta su vida a la del resto? Como un chico en formación, ¿existían tantas diferencias entre sus dramas, fracasos, éxitos y alegrías que con las del resto de su generación? El director, Sung-Hyun Yoon tiene recaudo al componer su historia y no entrega respuestas fáciles. Entrega momentos, fracciones de vida, de días, de conversaciones. La investigación del padre avanza, pero sabemos que es un camino sin fin. Una investigación sin resultado. Y es que, en especial en el caso del padre, cómo podría tener un resultado. Cómo podría tener una respuesta. La línea de tiempo y la lógica y el anhelo dicen que el padre muere antes que sus hijos, y éstos antes que los suyos. Pero no olvidemos que los chicos están en un microuniverso. Están en la escuela. Un mundo con leyes propias, con relaciones extrañas, con sensibilidades distintas. ¿Qué pasa dentro de ese universo particular? ¿Qué pasa con quienes lo habitan si no están preparados para hacerlo y entender su funcionamiento? La sofocación dentro de ese mundo es constante, pero lo es más cuando ves cosas que otros no, cuando sientes lo que otros no. Cuando piensas demasiado. Cuando la soledad te ahoga. Cuando tienes un vacío que no se llena con nada. Ni con un gran amigo, ni con trabajo, ni con escribir, ni con el cine, ni con la lectura, ni con novia, ni con drogas, alcohol, sexo, cortes, vómitos, golpes, risas, abrazos o deportes. Cuando ese vacío pasas a ser tú. ¿Cómo se puede explicar? ¿Cómo un padre puede entender? ¿Cómo los amigos, quienes estuvieron cerca y no hicieron nada (porque no supieron, porque no quisieron, porque no eran tan amigos) lidian con el hecho? Es imposible tratar de explicar. ¿Entender? eso está a años luz. Y es que el suicidio no es algo fácil. Nadie lo entenderá de manera cabal salvo el que lo haya realizado, y no importan las miles de notas explicando los motivos. Si no ha sido por algo en extremo obvio (¿una enfermedad incurable?) el suicidio y el suicida serán unos incomprendidos. Ni después de muerto al parecer le atinan. Ni después de muertos, los que le sobreviven tienen la cortesía de salirse un momento de ellos mismos y ver el mundo con los ojos del que ya no está. El director de Bleak Night sabe todo esto, y sin duda que conecta. No nos entrega respuestas, nos entrega un paseo inolvidable por la vida de un chico que, quizás, vivió mucho en muy poco tiempo. Nos entrega el dolor infinito de un padre que nunca volverá a estar completo y que se aboca a lo imposible. Nos entrega amistades destinadas al distanciamiento a la vez que al recuerdo eterno. En su ópera prima, Sung-Hyun Yoon nos desarma, nos hiere, nos atormenta y nos hace pensar. Nos hace vivir.

 

  • http://www.achielanblog.blogspot.com Isa Erre

    Buena reflexión con respecto al suicidio.
    Con muchas ganas de verla.

ARTÍCULOS RELACIONADOS