abril 20, 2013

Artículo parte de las sección: Circuito, Latam

BAFICI 2013: Il Futuro

Escrito por

Etiquetas: , , , ,

 

Drigida por Alicia Scherson

2013

Panorama

 

El futuro llegó hace rato

 
La adaptación cinematográfica del libro de Roberto Bolaño, Una novelita lumpen, comienza con la voz en off de la protagonista, quien narrará su historia adolescente en un gran flashback con muchos guiños (ciertas imágenes, la utilización de la música, algunos elementos del vestuario) a los clásicos policiales negros de las décadas del 40 y 50. La muchacha dice que ahora es una madre y también una mujer casada, pero no hace tanto tiempo atrás era ella una delincuente. Y así comienza este relato retrospectivo de Bianca y Tomás, dos hermanos que han quedado huérfanos tras morir sus padres en un accidente automovilístico y que comienzan a vivir (aunque, tal vez, mejor sea decir sobrevivir) solos en el departamento familiar, en un barrio de clase media de Roma.

 

Como sus ingresos son ajustados –apenas una pequeña pensión del padre–, ella empieza a trabajar en una peluquería lavando cabellos, y él, en un gimnasio haciendo tareas de mantenimiento. No pasa mucho rato antes de que las cosas se enturbien un poco más. Dos supuestos amigos de Tomás del gimnasio se mudan a vivir con ellos por un tiempo indefinido. Y no se mudan a cualquier esquina del hogar, sino a un lugar bien definido: el dormitorio de los padres muertos. Luego, Bianca, sin distinguir muy bien a uno del otro, mantiene relaciones sexuales con los dos indistintamente. Un día, estos dos muchachotes, personal trainers de profesión, aparecen con un plan para conseguir dinero: Bianca debe intimar con Maciste (Rutger Hauer), un ciego sexagenario, antigua estrella de cine y ex Mister Universo, para descubrir en su casa la caja fuerte llena de dinero que mantiene escondida.

 

Bianca no piensa en su futuro y, como empujada por una inercia que la torna indiferente a lo que la rodea, se lanza a una relación tan compleja como amorosa y carnal con esta figura patriarcal, vieja, engrosada. Una presencia sobrecogedora y grande que deja el cuerpo de la frágil chica como empequeñecido a su lado. La decadencia del paisaje romano, con sus enormes ruinas, es también la decadencia de la protagonista y de quienes están a su alrededor.

 

La directora cruza una sutil denuncia del estado de la sociedad actual con un sentido homenaje al cine y su historia. Sin contar la evidente presencia del nombre de Maciste (personaje que recorre desde sus inicios toda la cinematografía italiana) y el hecho de que el anciano sea una antigua movie star, los personajes hablan de qué es lo que les gusta o no de una película; se pasa en dos oportunidades por los estudios de Cinecittà; Bianca comenta que ella nunca va al cine pero sí concurre a un videoclub; también transita por un set de filmación; y se muestra una maqueta de Hollywood.

 

En este viaje de la oscuridad (a ella le molesta la luz, su amante es ciego) a la claridad, de la noche al día, del pasado (asentado en pequeños detalles como la vestimenta: Bianca usa todo el tiempo remeras de grupos musicales o de dibujos animados de los 80 y 90) hacia el futuro, los hermanos, como en un Bildungsroman, deberán aprender que para ellos sí existe un futuro, que ya está ahí para aprovecharlo y que solo necesitan animarse a dejar la niñez y sus temores, y a plantarse ante la vida.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS